Creando ventajas competitivas a través del Conocimiento

Por Alejandro Martínez e Isabel Estrada

Como nos comentaba Leonard-Barton hace una década, el conocimiento y la gestión del mismo son claves para crear un ambiente propicio y facilitador de la innovación, y garantizar la efectividad en la toma de decisiones. En ediciones anteriores hemos comentando la importancia de la innovación para incrementar las capacidades distintivas y el valor percibido de los productos y servicios, y sobre todo para garantizar la existencia de las empresas. En el proceso de definición de la estrategia de una organización, la innovación es un componente importante, pero la estrategia es la confluencia de tres enfoques: la estrategia como ideas
(innovación), la estrategia como experiencia y la estrategia como diseño (proceso de planificación estratégica).

En momentos como el actual, con cambios en los modelos productivos y en los sistemas gubernamentales, caída de las exportaciones y en algunos de los casos con una caída de la demanda interna; las empresas deben focalizarse aun más en aquellas actividades que crean valor, definir una estrategia competitiva e incrementar la efectividad de las decisiones / acciones. Como resultado, las empresas deben apostar ahora más que nunca por maximizar la información obtenida de sus transacciones a través de los sistemas de información, explotar dicha información a partir de herramientas analíticas adaptadas a las necesidades de cada organización y relacionarla con la información externa de la competencia, economía y otros stakeholders.

Ya no es un misterio la famosa era de la información, ahora se habla de la “infointoxicación” debido a la cantidad de datos que tiene una empresa para analizar y explotar. Las fuentes de información de una organización se han incrementado en los últimos años, ahora no es suficiente analizar resultados internos versus objetivos y presupuestos, se debe recurrir a analizar datos de la competencia, comentarios de los productos e información de los clientes en las redes sociales, información socioeconómica de los departamentos de estadística de cada país, entre otros.

En muchos de los casos, las PYME, el colectivo de empresas más importante en la economía de un país por el componente dinamizador de las mismas, no cuenta con las herramientas analíticas adecuadas o en muchos de los casos se presume que por ser una PYME no se requiere invertir en sistemas de información, comunicaciones, business intelligence o definir una estrategia. Las PYME con recursos más reducidos y con un margen de error menor, deben definir una estrategia competitiva, especializándose y enfocándose en un nicho de mercado que les permita competir con las grandes, e invertir en la mejora de las herramientas y sistemas que permitan una toma de decisiones basada en conocimiento no en la intuición.

Con el objetivo de profundizar esta necesidad de este colectivo en nuestra región, en este número recogemos artículos y opiniones de autores en relación a estrategias basadas en el conocimiento, el impacto de las tecnologías de la información y comunicaciones en las
PYME, la necesidad de un modelo contable alternativo orientado a las necesidades de las empresas no de stakeholders externos, la aproximación lingüística a las organizaciones desde la ontología del lenguaje, buscando la socialización y confianza en el sistema y la definición de un sistema información contable que abarque la gestión ambiental.

Posted in Editorial, Nº8 - Marzo 2012

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

Categorías